head-spacer-67.jpg

Sostenibilidad en John Guest

Mientras la industria de la calefacción se esfuerza por minimizar su impacto en el medio ambiente, John Guest, la empresa asociada a PBPSA, reflexiona sobre las ventajas de la sostenibilidad en la fabricación de componentes de plástico, en particular, el uso de polibutileno-1.

Más información

news-011-john-guest-polybutylene-polybutene-pb1-piping-plumbing-systems.jpg

Vida útil y rendimiento energético

La mentalidad del sector de la construcción se ha orientado hacia un enfoque más integral, en lugar de centrarse simplemente en los elementos individuales, quedando demostrado que la sostenibilidad es un punto fundamental en la planificación y diseño de cualquier proyecto de nueva construcción o remodelación.

El impacto medioambiental de una vivienda se evalúa de acuerdo con su eficiencia energética. La atención se centra principalmente en el consumo y conservación de la energía una vez que se ocupan las viviendas. No obstante, es necesario despertar una mayor conciencia sobre la huella de carbono de los diversos componentes del edificio durante su ciclo de vida.

Impacto ecológico

No está justificada ninguna percepción negativa del impacto ecológico de la fabricación y uso de tuberías de plástico. En comparación con otros materiales de fontanería y calefacción generalizados, como el cobre y el acero, las propiedades de sostenibilidad que ofrecen los plásticos, incluido el polibutileno-1, superan con creces a estas alternativas.

En la fabricación de componentes de plástico solamente se emplea un 4% de las cada vez más escasas materias primas del petróleo, un uso muy eficiente teniendo en cuenta que estos materiales se pueden reciclar varias veces y quemar finalmente para producir electricidad. Como material de poliolefina, el polibutileno -1 es reciclable.

En comparación, las industrias de la calefacción y el transporte consumen más del 86% de las reservas de combustibles fósiles del mundo. En contraste con el metal, la fabricación de materiales de plástico a partir de materias primas requiere menos energía. Por término medio, para producir un metro cúbico de plásticos (PB/PP/PE) se necesitan solamente 52.000 MJ (megajulios) de petróleo, mientras que el acero requiere 130.000 MJ, el cobre 313.000 MJ y el aluminio 435.000 MJ.

Igualmente, las temperaturas de conversión para la fabricación de productos finales de plástico son inferiores en comparación con los metales, ya que el calor típico necesario para el plástico es menor de 300°C, frente a los 1300°C para el cobre.

Las emisiones derivadas de estos procesos de refinación de metales también tienen un impacto en la contaminación del agua y del aire debido a la generación de dióxido de azufre, dióxido de carbono, otros gases y partículas en suspensión, además de sulfatos y otras emisiones sólidas y químicas. Por el contrario, los procesos de refinado del petróleo y la polimerización de los plásticos generan muy pocas emisiones, ya que son en esencia procesos totalmente integrados.

JG Speedfit, miembro de PBPSA, ha reconocido desde hace tiempo las ventajas del plástico para aplicaciones de fontanería y calefacción frente a las opciones de metal. La intención es optimizar el proceso de producción con el único objetivo de desarrollar la revolucionaria innovación del plástico y reducir a la vez la huella de carbono y los residuos de la compañía.

Optimización de la producción

Para asegurarse de que sus productos de plástico pasan la prueba de sostenibilidad desde las primeras etapas de su ciclo de vida, JG Speedfit ha realizado importantes inversiones en la optimización del proceso de molido de polímero en línea, una técnica de postinyección utilizada para recuperar y reutilizar el plástico sobrante no necesario para el producto acabado.

Las ventajas del molido en línea incluyen la reducción de la manipulación, el transporte y la contaminación, así como la precisión en la dosificación de los materiales correctos, lo que permite unos importantes niveles de eficiencia de fabricación. La energía consumida para reciclar los polímeros plásticos no utilizados es mucho menor que la necesaria para volver a procesar la misma cantidad de material de cobre en bruto.

Por ejemplo, todos los polímeros no granulados para su reutilización en JG Speedfit se vuelven a procesar en lugar de enviarlos al vertedero; en los primeros seis meses de 2013 se reciclaron 147 toneladas de plástico.

La introducción de métodos innovadores para la fabricación de materiales de plástico puede ayudar a reducir drásticamente la huella de carbono del proceso de producción. Un ciclo de inyección que utiliza la tecnología de acumulador hidráulico para proporcionar disponibilidad instantánea de alta presión ofrece unos niveles de reducción de energía de hasta un 40%.

Sostenibilidad continua

En la etapa de instalación de un accesorio o tubería de plástico, las credenciales de sostenibilidad de los materiales sintéticos siguen superando a las alternativas de metal. El reducido peso de los plásticos tiene un importante impacto en la reducción del consumo de energía, ya que el proceso de instalación in situ no requiere maquinaria ni equipos de elevación pesados.

El transporte de tuberías y componentes de plástico también traspasa los límites de la eficiencia, en comparación con el cobre, ya que la flexibilidad y las propiedades de peso de los componentes sintéticos permiten el envío de altos volúmenes de producto con menos esfuerzo. Los sistemas de polibutileno-1 permiten construir y enrollar los conjuntos de sistema de tubería en el taller, en condiciones controladas, para un envío e instalación eficientes.

En términos de uso, los circuitos de tuberías de plástico siguen siendo la opción más sostenible para cualquier aplicación de fontanería y calefacción en entornos domésticos, comerciales e industriales. Esto se debe a la baja conductividad térmica de los plásticos, lo que reduce la cantidad de energía desperdiciada, ya que se pierde muy poco calor a través de la superficie de la tubería o accesorio.

Apostar por el medio ambiente

El Gobierno del Reino Unido está animando actualmente a los propietarios de viviendas a que inviertan en mejoras que permitan el ahorro energético, a través de iniciativas como el Pacto Verde, como parte de su plan para reducir significativamente la huella de carbono del país en la próxima década. Aunque parece que la iniciativa gana aceptación poco a poco, la tendencia a buscar alternativas y medios sostenibles para la distribución de la energía ya están conformando el camino de la industria, y los sistemas de tubería de polibutileno-1 marcan la pauta con una amplia lista de avanzadas propiedades físicas.

Para mantener el ritmo de cambio en el mercado hacia la sostenibilidad, los instaladores deben confiar en el razonamiento de base para la elección de cualquier componente de fontanería o calefacción que ofrezcan a sus clientes. Por mucho que la rapidez de instalación, fiabilidad y vida útil del producto sean esenciales, también es importante optar por materiales que se hayan fabricado con arreglo a normas ecológicas, que ofrezcan una gran eficiencia en términos de consumo energético y ayuden a evitar la pérdida de calor una vez instalados. Los sistemas de tubería de plástico satisfacen todos los requisitos, y cuando se comparan en términos de flexibilidad, comportamiento de reventamiento, resistencia a la presión y fiabilidad de servicio a largo plazo, el polibutileno -1 se considera uno de los materiales técnicamente más avanzados para los sistemas de tubería y fontanería actualmente disponibles.

  • Autor: Tony Adams

Tony Adams es el responsable de inyección de John Guest Ltd, con sede en West Drayton, Middlesex. Lleva trabajando más de 20 años en la industria de los plásticos y ha participado en la producción de componentes de fontanería en los últimos 10 años. Aportó su dilatada experiencia en fontanería a las primeras etapas de diseño, así como al desarrollo y optimización de los procesos, cambios que han contribuido a la creación de una planta de fabricación de alto volumen y alta calidad.

John Guest Ltd.

John Guest es miembro de PBPSA.

Fuente de contenido editado: Installer Magazine (Reino Unido)

. . . . . . . . .

Polybutene-1 is often referred to as Polybutene, Polybutylene, PB-1 or PB.

Polybutene-1 is not sold by PBPSA members for use in pipe applications intended for use in North America, and those parties require their customers or distributors not to sell products made from PB-1 into pipe applications for North America.